Estrategia de mediano plazo – La oveja negra del plan estratégico

En la actualidad es habitual encontrarse con empresas que se sientan confundidas con el concepto “Estrategia empresarial”, no necesariamente por desconocimiento del concepto en sí, sino por una confusión con los cimientos principales que la componen. Esto se vuelve aún más confuso al momento de dividir la estrategia en corto, mediano y largo plazo. De las últimas 3, el mediano plazo siempre ha tenido menor importancia debido a la mayor prioridad por aumentar las utilidades anuales o bien definir el futuro de la empresa, independiente del tamaño de esta.

Sin duda alguna, una de las mejores definiciones de estrategia es la siguiente: “Estrategia significa hacer las cosas correctas” (En contraste con la definición de táctica que es “hacer correctamente las cosas”). La estrategia es la base de las empresas, su campo de juego y el escenario sobre el cual actúan; y por esto, toda estrategia empresarial debe basarse en 3 pilares fundamentales, objetivosplanificación e implementación.

Los objetivos comprenden lo que quieres lograr, estos son distintos dependiendo del plazo que se establezca. En el corto plazo los objetivos generalmente comprenden una cierta meta de ventas o servicios ejecutados, por otro lado, en el largo plazo los objetivos son esencialmente de una índole mayor como ingresar a nuevos países o la diversificación.

La planificación consiste en definir los distintos hitos que deben cumplirse para lograr esos objetivos y cuál es la estructura organizacional requerida para ello.

Finalmente, la implementación estratégica se basa en asegurar la ejecución de todas las actividades para cumplir los hitos de la planificación, como también un constante control de estas últimas para evaluar la factibilidad de la estrategia. 

La estrategia integrada con estos 3 conceptos idealmente debe estar clara para el corto, mediano y largo plazo, entendiendo estos plazos en 1, 2-3 y 5 años respectivamente. Es en este punto donde comienzan los problemas, ya que las empresas generalmente se ven envueltas en constantes incendios que deben apagar en el día a día, dejándoles poco tiempo disponible para la planificación correcta de las estrategias. Esto es particularmente relevante en empresas de menor tamaño, que no cuentan con directorios o altos ejecutivos cuyo objetivo más importante es la planificación estratégica. 

Lo anterior, lleva al desarrollo de una estrategia subestándar y los plazos estratégicos menos importantes, comienzan a sufrir con una definición y seguimiento deficiente de algunos de sus 3 pilares fundamentales. Este es el momento donde el mediano plazo se vuelve una nebulosa en medio del corto y largo plazo, lo que puede resultar en un problema para el crecimiento e innovación de la empresa.

En el crecimiento el mediano plazo se vuelve vital ya que actúa como una conexión o un puente entre los objetivos de corto y largo plazo. Para el primero la estrategia de mediano plazo ayudará a generar soluciones permanentes para los problemas del corto plazo. 

Por otro lado, para el largo plazo, los objetivos de mediano plazo actuarán como los principales cimientos que le darán a la compañía una madurez suficiente para poder crecer hacia nuevos horizontes.

En el tema innovación es donde el mediano plazo toma la mayor importancia. A excepción de algunos esfuerzos de innovación transformacional, la mayoría de las innovaciones de una compañía tendrán como meta el mediano plazo, tanto las centrales como adyacentes (Para una definición de estos 3 tipos de innovación, revisar este artículo). Si la empresa quiere diferenciarse, debe innovar para mantenerse alejado de la eventual guerra de precios. La estrategia de mediano plazo considera el desarrollo de los futuros productos/servicios que van a mantener la competitividad de la empresa en el mercado.

Si no se construye una acertada estrategia de mediano plazo, con sus 3 pilares fundamentales bien definidos y entendidos por el equipo de trabajo, ya sea por menor prioridad o por falta de conocimiento, la empresa eventualmente topará un impase en su desarrollo lo cual puede llevar a una competencia por precio o bien a un estancamiento inevitable por no poseer las capacidades para dar el siguiente paso.

¿Tienes un buen plan estratégico de mediano plazo? ¿Tu empresa posee las capacidades necesarias para cumplir esos objetivos? El sistema de diagnóstico de madurez corporativa de Análisis 360 te ayudará, entre otras cosas, a entender esta problemática y afrontar estos complejos desafíos.

2 Comments

  • Alisha Williams
    Posted 22 de agosto de 2018 12:34 0Likes

    I loved the 24/7 customer support! Thank you so much for all your help with our designs!

  • Melissa Hunter
    Posted 22 de agosto de 2018 12:34 0Likes

    Thank you for everything that you have done for my business project! It all came together fast and awesome!

Comments are closed.